miércoles, 19 de diciembre de 2007

Filosofía de las corridas de toros/ Javier Ponce


Exposición efectuada en la Casa Humboldt, con motivo del debate sobre la Filosofía de las Corridas de Toros. Quito, jueves 21 de noviembre de 1996

Por Javier Ponce

Occidente solo conserva dos de sus grandes ceremonias paganas: el carnaval y las corridas de toros. La primera para rendir tributo a la vida, la segunda para evocar la muerte.

Cada pueblo, guarda sus pequeños rituales, algunos solemnes, otros cotidianos, pero los que señalamos, son los únicos que tienen una gran dimensión.

Los dos van por distintos destinos. El carnaval, ligado a la vida hace el elogio de la carne y la orgía. Los toros, ligado a la muerte, se viste de austeridad y límites. El primero en la medida en que es vida, acoge en su seno todo lo que el modernismo y el post-modernismo le va proponiendo, se convierte en un alucinante collage de lo contemporáneo, se abre a todos los contagios y a todos los fetiches, es un inmenso fresco del mundo en cada instante, un gigantesco sarcasmo de un fin de siglo. El segundo, en la medida en que muerte se acoge a la tradición, se convierte en el ejercicio de la nostalgia, desecha los excesos y cuando éstos ocurren –recordemos al Cordobés- lo vive como un paréntesis, como un pecado. Porque la renovación taurina –no soy un experto en esto pero estoy pensando en Juan Belmonte- viene de la propia tradición.

Al primero, le zahieren los moralistas. Al segundo los ecologistas. Me parece que los dos pierden la perspectiva de lo que es el hombre, sujeto a esa extraordinaria paradoja vida- muerte. Los dos por igual exigen un equilibrio imposible, porque el hombre en sí es una locura, es una manifestación de la naturaleza que no se explica, que se resuelve en un misterio y en una alucinación: la muerte. El hombre ha crecido en el ejercicio constante del desequilibrio. Ha visto proyectarse su imaginaria a horcajadas de todos los excesos del cuerpo. Ha entendido su sobre vivencia en la tierra en lucha con la naturaleza. Esa es la fatalidad del hombre, negarse para existir, violentarse para gozar, morir para explicarse, y resulta curioso que el propio hombre quiera cambiar este destino. No tengo ganas de polemizar con los ecologistas pero soy pesimistas, desencantado, con respecto a todo esfuerzo por reprimir o desviar el destino trágico de los hombres.

Por lo demás, las ceremonias son necesarias. Nos ayudan a entender la historia y la eternidad. Elevan al nivel del símbolo todo lo inexplicable. Y el hombre necesita exorcisar lo inexplicable.

El toro es la metáfora de una energía que viene del fondo de la eternidad. La firmeza del toro se explica en si misma, no por fuera de él. El es la furia de la propia naturaleza. Y este no es un conocimiento exclusivamente occidental. En las viejas culturas andinas ya está presente. Es el Yaguar fiesta, el combate entre las dos fuerzas más extrañas de la naturaleza: el toro y el cóndor. El toro ligado a la tierra, el cóndor ligado al aire. Los dos simbolizando esa constante relación conflicto- equilibrio entre todos los elementos substanciales: la tierra y el aire, el agua y el fuego.

Una de las manifestaciones más tristes de este fin de siglo, es el intento por vanalizar los mitos inmemoriales, los conflictos profundos, las ceremonias substanciales. Son los intentos por volverlo todo homogéneo, incoloro, todo con un solo sabor, a coca cola talvez, todo higiénico y purificado. Y las grandes ceremonias como el carnaval y la corrida de toros se alimentan de su radicalidad. Quitémosle a la fiesta del toro la muerte y la habremos convertido en una Kermesse escolar, quitémosle al carnaval el pecado de la carne, la sensualidad y el erotismo y la habremos convertido en una mascarada, algo parecido a la jura de la bandera o a las procesiones del Niño Jesús, ni siquiera sería la dramática procesión de Semana Santa, donde la muerte es el eje del ritual cristiano.

La fiesta de los toros no es una exposición canina, es la lucha del hombre y el animal que tiene siglos de historia, una lucha que la civilización occidental ha ido pacientemente reglamentando para conservarla.

En la corrida de toros se escenifican algunos de los mayores sueños y espantos del hombre. Esa constante contradicción entre la nostalgia por lo social y lo gregario de esa existencia individual que vive el torero en el centro del espectáculo. Es una metáfora de la soledad. Las corridas mueren con el sol en la tarde y es la proximidad de una noche larga, en la que el torero ha de vivir la exultación del triunfo o el silencio del fracaso. El trofeo es la propia víctima, el toro, reivindicando el más antiguo principio del derrotado, hacerlo suyo, en devorarlo incluso, en algunas civilizaciones. Allí nacen los héroes de la comunidad, no los del poder, los de la cotidianidad, los del barrio que les vio nacer y les recordará morir.

Comienza como una fiesta y concluye como una fúnebre despedida de clarines. La plaza es circular, las puertas se cierran y el lugar se convierte en el círculo de la fatalidad. El hombre hace gala de su sabiduría con la capa y las banderillas y al espectáculo solo le queda una esperanza: la fiereza del animal que burla al hombre.

¿Podríamos imaginarnos un hombre desnudo de mitos y de ceremonias?

¿Un hombre que no intente jugar con la muerte, para entender que la muerte juegue finalmente con el?

Yo no puedo imaginar ese hombre. Me parece que cuando aquello ocurra, estaremos cerca del fin de la humanidad, mucho más cerca que cuando se cumplan los vaticinios de los ecologistas.

Finalmente, yo propondría una sociedad defensora de los hombres, en un país en el que 20 personas han sido quemadas en 1996, en brutales ceremonias que ocurren al margen de la justicia.

26 comentarios:

zoet dijo...

Olé!!!

Tina, en defensa de los animales dijo...

por dios, hasta que extremas vulgaridades ha llegado la filosofía, el amor a la sabiduría, se ha vuelto en una mezcla extraña de lenguaje con presunción. La vida es simple, se vive o se muere, se vive dignamente o se asesina y justifica el asesinato, no hay más.
Bien decia Arthur Schopenhauer, un filósofo de verdad, sin justificaciones, ni presunciones, que el ser humano ha hecho de la tierra un infierno para los animales.

Max Cisbano dijo...

Ver todos mis comentarios en OPINIONYTOROS (MAX CISBANO - from Italy))

K-OZ dijo...

No pensé que un inteligente y talentoso poeta y escritor pudiera (ser usado?)
para defender una ignominia. La dualidad vida muerte deber ser vista en un sentido luminoso de renacer y de perpetua vida cuyo signicado lo maneja cualquier tradicción ancestral que se precie de tal, no a través del dolor y el sufrimiento de
toros, toreros y de toda aquella gente que debe soportar semejante
"arte" frrente a sus ojos. Muerte tenemos por desgracia todos los días y la tuvimos bastante desde la llegada del genocida Sebastián Moyano alias Ben Alcazahar. Muerte la padecemos a diario para entender
que el hombre debe aprender cada vez a ser digno de su nombre y no avergonzarse con las guerras y la barbarie "moderna". Cuando Arguedas escribe su yaguar fiesta y su yaguar mallku lo hace queriendo mostrar como pudo haberse
llegado a plantear el triunfo de un cóndor, ave sagrada andina sobre
un toro representación ficticia del odioso ibérico de la época de conquista, nadie puede mantener "esa fiesta" como ninguna que implique dolor y sufrimiento del otro, pero ahora aparecen los ex andaluces de comarca, hoy convertidos en cow boys y cow girls de pacotilla poniendo al toro
como "made in ecuador" o "from's ecuador", por favor seamos más originales tenemos una tradición de 10000 años de civilización ecuatorial andina,no convirtamos
al símbolo de asirios y babilonios
al que los judeo cristianos pretendían someter en el símbolo
de nuestra Pacha Tierra Sagrada Equinoccial. Siempre copiando ?
siempre imitando al imperio o a la colonia ? Si Javier Ponce dice
todavía, lo que hace 11 años en ese texto, entonces por favor invitemoslo a una de las reuniones del PAE, estoy seguro que su arte y su poesía estará con nosotros.

Diego Velasco Andrade
buhoandino.blogspot.com

Norma dijo...

Para los "defensores de los animales".
solo quiero que respondan una cosa ¿comen carne animal?... si sí, entonces no tienen fundamentos morales para defenderlos y atacarnos, porque la muerte que les propician en los camales o mercados, estoy segura que es mucho más dolorosa que la que se les propicia en una plaza de toros, y si su respuesta es no, los felicito y solo puedo aclararles una cosa; los verdaderos aficionados no vamos a presenciar un "ritual de muerte", vamos a apreciar arte-entrega-valentía y respeto del hombre hacia el animal bravo, de raza y a la vez noble en sus embestidas.

Tina, en defensa de los animales dijo...

Norma, los defensores de animales somos vegetarianos y conocemos muy bien los métodos que se utilizan en los camales, nigún es más terrible que maltratar a un animal con arpones y lanzas, cortarle orejas y cola todavía vivo y conciderar esta práctica esta práctica sanguinaria como trofeo... Si criticamos al ritual de muerte se debe a que sostiene este absurdo en el texto que criticamos, sobre raza y casta y bla bla bla... son términos propios de racistas y por lo tanto de especista, que dificilmente entenderan lo que es la generosidad, la compasión y el amor mientras insistan en creer que los animales son artículos

Esteban dijo...

Si se piensa de manera superficial, se vive de la misma manera. Es una pena que se piense que la vida se limita a nacer, reproducirse y morir. En el medio hay sentimientos, sensaciones... como las que generan las corridas de toros. Profundas y maravillosas.


Las posiciones fascistas, absolutistas y llenas de prejuicios no pueden justificar un gusto, una actividad.

Así como no tengo derecho para covencer con mi manera de pensar que a alguien le guste una corrida de toros, tampoco creo que una persona que no le gustan, tenga el derecho para imponer su punto de vista.

Eso se llama tolerancia y respeto.

Nada más.

Esteban Ortiz

Anónimo dijo...

No me puedo esperar nada menos de alguien que firme como caos (k-oz). En fin, como dijo El Gallo, "hay gente pa´to´"...

Anónimo dijo...

Para los intolerantes solo les recomiendo leer el artículo del actor Pancho Aguirre, publicado en este mismo sitio. Creo que se explica por sí solo y muestra sensatez de alguien que no conoce (y seguramente no le gusten) las corridas de toros

Anónimo dijo...

Debemos dejar de intentar imponer ideologias, tendencias o gustos, empecemos a vivir una democracia real basando nuesta vida y actitudes un una absoluta tolerancia y seguramente las relaciones entre sujetos darán un paso enorme hacia delante.

Ole! Esteban, siempre con criterio tan acertado!.

Alexandra Velasco dijo...

No podemos seguir tapando nuestros ojos y nuestros oídos frente al sufrimiento que manifiestan los toros en las corridas. Nadie podrá negar que los toros, seres vivos, que nacen, comen, crecen, juegan, se reproducen, etc (por si acaso lo olviden), asi como nosotros, los seres humanos, SUFRIMOS cuando se nos hace daño.
Se trata simplemente de abrir bien los oídos y oír los quejidos, de abrir bien los ojos y de ver como el toro trata, inútilmente, de escapar y de defenderse.
Pero no, los sentidos de la gente estará atrofiados por los efectos del alcool. Los gemidos del toro se esfumarán tràs los Olé de la masa y el algarabio de la fiesta, mientras que la sangre derramada será confundida con el color del vino.

En este sentido quería decir que la corrida no es ninguna “fiesta del toro”. El hombre juega, digamos para ser generosos, un 20% de su vida, contra un 80% de la vida del animal. No se trata de un juego de igual a igual. De todos modos, sabemos de ante mano que el toro muere en los 80% de los casos (si no es así, digamos en los 99,9%de los casos). Esta fiesta termina engrandeciendo mucho más al torero que al animal, este es mucho más un festejo a la GRAN VANIDAD DEL HOMBRE.

Aquí, dónde reside el respeto hacia la vida del toro? En cuánto no haya respeto hacía la VIDA, es difícil pedir la tolerancia de otros.

Esteban: Que emociones fuertes siente un espectador que no mueve ni un dedo durante las corridas? cuando esta ocupando cómodamente su puesto, gozando y tomando con los "panas"?
Estas emociones fuertes, no pueden ser nada más que ficticias, te aconsejo discutir con algún deportista, talvéz así descubras y puedas practicar actividades que presenten verdaderas emociones extremas. Si ya las has descubierto te felicito y te invito a que compares estas actividades con el hecho de emborracharse frente a un toro jadeante.

Muy bien se puede vivir sin asistir a las corridas de toros, así lo hemos hecho la mayoría de los ecuatorianos y seres humanos sobre este planeta. Muy bien hemos vivido desde que ya no se practican los espectáculos de los coliseos romanos en los que se arrojaban los católicos a los leones o en los que los gladiadores combatían hasta morir.

PS: Soy vegetariana y en ningún caso me parece que el torear, sea una actividad más noble o justificada que otra. Yo les digo la misma cosa a los carnivoros que a los taurinos: Si quieren comer carne, crien y maten a sus animales ustedes mismos. Si quieren ver corridas de toros crien y maten a sus animales ustedes mismos!!!! Dejen de ser tan cómodos y tan hipócritas!

antitaurinos ecuador dijo...

Por más aires de sabiondos que se pongan, los taurinos no dejaran de ser ignorantes, pues tienen la peor forma de ignoracia, la del dolor ajeno. Y sostengan lo que sea sobre que la vida no es reproducirse vivir morir y todo lo demás, pues quienes defendemos a los animales tenemos claro eso, por eso Tina cita a Schopenhauer entre los grandes pensadores que han hablado sobre la liberación animal.
Sin embargo la vida en una consepción biológica consisten en eso si no se lo tiene claro uno se aferra a una serie de brutalidades y olvida lo real un día nos llegará la muerte y no debemos ser sobervios con ella.
No se puede maltratar a un animal por el simple deseo de disfrutar de su muerte, en este mundo no hay especie superior, superior es todo osea la naturaleza y si no se comprende eso se actua con sobervia, se maltrata a los seres vivos y se impone lo mal llamado cultural sobre lo elemental.
Finalmente no entiendo su amor por el toro, ya que no hay amor sin respeto, ni respeto sin libertad y por eso profesamos la liberación animal

Alexandra Velasco dijo...

Es que el hecho de humillar y masacrar a otros, sean seres humanos o seres vivos, incapaces de defenderse, es algo que pueda suscitar EMOCIONES FUERTES? La distancia aqui es corta entre el animal y el ser humano, y me pregunto si en este sentido los taurinos no llegarán también a emocionarse cuando otro ser Humano es humillado y masacrado ?.... REPITO, LA DISTANCIA ENTRE LA VIDA DE UN ANIMAL Y LA DE UN SER HUMANO ES DEMASIADO CORTA. Entonces a quién está usted tratando de FASCISTA en los precedentes comentarios?

Gandhi decía : "La grandeza de una nación y su progreso moral pueden medirse por la forma en que trata a sus animales."

Creo que lo esencial de vivir en una sociedad civilizada, y nos falta tanto por llegar a serlo, es respetar el hecho de que hay diferentes grados de consciencia entre las personas y entre los animales. Las personas que no han entendido que están provocando sufrimientos extremos a los demás, me parecen mucho más intolerantes que las que tratamos de discutir y de abrirles los ojos, frente a un crimen cometido.

Alexandra Velasco dijo...

y pues, yo no sé si algunos beben o no beben durante el espectáculo, pero esto al menos les daba una excusa, les hacia parecer un poco más humanos ante mis ojos, creyendo que estaban bajando efectos secundarios, veo que me he estado haciendo falsas esperanzas sobre los taurinos.

El guz dijo...

bueno pues soy nuevo en esto, incluso he hido un par de veces a corridas pero quiero resaltar algo del hermoso texto de Javier Ponce.

El ser humano necesita de símbolos, si algunos no les parece (respetable) me parece que el argumento debería ser de filosfía del símbolo a filosofía del simbolo, no de protector de animales a filosofo, son canales diferentes. Para aquellos que gustan de esto (respetable), me parece que también de igual modo deberían de desarrollar más su propuesta, porque Ponce, en este caso, de manera magistral sintetizó algo común a cualquiera: la fiesta...

Soy mexicano y nuestro poeta Octavio Paz, decia que los mexicanos desahogamos nuestros traumas con fiestas (en el sentido amplio del término, ferias, reuniones, etc) y me parece que es cierto, el desahogo es necesario, la forma puede cuestionarse, pero lo que es cierto es lo que cada ser puede decir de sí mismo, el ser humano habla de lo que es, un ser social que requiere de símbolos y los encuentra en esta fiesta, pero también están los que delimitan el modo, en este caso los defensores de animales, los límites en una fiesta, son necesarios por que evitan el exceso y la locura, pero las dictaduras (exceso de los límites y las pretensiones de imposición de ideas), bien dice Ponce, son parte de un "ismo", un exceso, las fiestas no son para todos, los modos de diversión y catárisis son cuestionables, el conocimiento de la muerte, cada país tiene el suyo propio, la corrida de toros, eso, me parece, habrá que dejarlo para los que puedan discutir con argumentos reales y sólidos en torno al arte de los toros y dejar de lado a quienes creen que por decir que el animal tiene derecho, no debería hacerse, creo yo, si se quiere parar esto, que se debe argumentar desde otra perspectiva...

como quiera que sea, bendita filosofia que hasta de las corridas, encuentra un sentido, distinto al sólo mutilar, al sólo matar y nos coloca en la psoibilidad de reinterpretar la muerte misma, la del toro o la del torero...

Anónimo dijo...

Amigo Guz, nuevo en las corridas de toros dices que falta fundamentación a los animalistas sobre desarrollar ideas filosóficas al rededor de la protección de animales, para demostrarte a la riqueza simbólica que existe en la plaza de toros te voy a realizar un peque psicoanálisis. La sangre tiene una simbología de violencia y crueldad; las espadas, arpones y demás instrumentos que utilizan para maltratar a un animal son armas de penetración, tienes un factor sexual de pormedio; los nombres de muchos toreros y su vestimenta es femenina o infantil, por eso se llaman el Juli, el Fandi y demás, existe también una expresión infantil e inocente en las corridas.
Reuniendo todo eso, afirmo lo que tu cuentas sobre lo que dice Octavio Paz, sobre el descargue frustraciones y todo lo demás, puesto que sin corridas de toros la llamada afición serían pedófilos, si así como lo lees, pedófilos entiende la simbología y me darás la razón.
Y por cierto si quieres comentar de la bendita filosofía te recomiendo que leas Imposturas Intelectules de Alan Sokal, para que te des cuenta de lo incoherente y trivial que es esta llamada filosofía postmoderna, o sino explicame los aportes que ha hecho, yo te puedo decir que esta filosofía de justificación ha terminado con las izquierdas latinoamericanas, y por sobre todo si quieres textos profundos sobre bienestar animal ve el documental Earthlings o lee el libro Liberación Animal de Peter Singer, donde se plantea un nuevo término Especismo, osea un complejo de superioridad humano que tienen quienes maltratan a los animales, esto nos ha llevado entre otras cosas a la crísis ecológica actual.
Finalmente los animalistas no somos novatos como tu lo afirmas, considero que tenemos más argumentos que tú.

Anónimo dijo...

Felicitaciones Señor Javier Ponce! Me gustaría que escriba un artículo sobre la "Filosofía de los Campos de Concentración" para que se pueda re-interpretar esta actividad socio-polítca y para que se nos respete y se nos tolere a los Neo-Nazis.

El guz dijo...

agradezco a "anonimo" el comentario. Mis más profundos respetos por los ecologistas y defensores de animales, tarea en la que yo personalmente me siento incapacitado para emprender; sin embargo siento que, la tarea que han emprendido, más allá de mis razonamientos mediaticos, tiene todavía mucho más camino por recorrer, y sigo insistiendo que Ponce, por lo menos, hasta ahora y a lo largo de estos comentarios, sigue con la batuta en la mano.

Reitero mis respetos por los ecologiostas y a la vez, resalto el valor filosófico de la fiesta de Ponce.

taurino ecologista dijo...

De acuerdo y verdaderamente a la palabra de DIOS en la biblia, para los que creen en Dios, dice: los animales, plantas, criaturas menores, naturaleza y etc. Estan a entera disposicion del HOMBRE, entiendase a entera disposicion del HOMBRE, para vestimenta, para abrigo, para potencia (arados, carretas), para transporte, para medicina y porque no para crear arte como son los toros o deportes como los caballos.
Si entramos ya en el campo de lo irracional, desde su punto de vista (los vegetarianos), me pregunto yo, si es que las pobres plantitas tambien tienen sentimientos??? pobrecitas ellas cuando las cortan y les hacen ensalada, esta demostrado por ejemplo que las plantas se mueven para encontrar luz y realizar fotosíntesis (fototropismo) entonces porque no pueden tener sentimientos??? Si nos dejamos llevar por esos prejuicios, lo unico que el hombre pudiera ingerir seria el agua, ya que es un liquido inerte y al unico que no se le puede hacer daño.
El ser humano por el solo echo de diferenciar lo que esta bien o esta mal ya es SUPERIOR, estamos criados a imagen y semejanza de Dios y eso es algo q hay q respetar, no pudiendonos comparar con animales.
El punto es, tenemos un planeta muy rico, con animales salvajes, selvas, ecosistemas intactos, y tambien lugares para el hombre. En estos lugares q le corresponden al hombre por el mero hecho de pertenecer a la naturaleza, tiene derecho a tomar espacio y poseer campos para sembrar, para criar animales, para campos de esparcimiento, ciudades, etc.
Los que crian ganado mantienen un equilibrio al despachar una res, me refiero a que si nace un ternero y el animal maduro que no tiene ningun objeto vuelve al campo, el recental no va a tener el suficiente alimento para crecer, desarrollar, reproducirse, alterando asi el ciclo vital y pudiendo llegar a la extincion de una especie, es decir hay muerte PARA MANTENER UN EQUILIBRIO.
Para terminar lo que se les pide a los ANTITAURINOS que no son mas que xenofobos, es respeto, tolerancia y prudencia. y como consejo protesten por LOS NIÑOS POBRES, LUCHEN CONTRA LAS DROGAS, NO DEJEN QUE LOS CORRUPTOS DEL GOBIERNO ROBEN, QUE NO HAYA RACISMO, QUE HAYA PAZ EN EL MUNDO.
Luchen por cosas mas relevantes y que trasciendan.

Con todo el respeto y pidiendo respeto.

UN TAURINO QUE ES ECOLOGISTA, ENTIENDASE BIEN, UN TAURINO QUE ES ECOLOGISTA.

Norma dijo...

A los "antitaurinos" "ecologistas" y demás les recomiendo que no se conviertan en extremistas y tremendistas, no es su labor... su labor es la de cuidar y proteger los ecosistemas, además de verificar su correcto funcionamiento y vital equilibrio.

Les aconsejo que nos centremos en reales y preocupantes problemas que vive la humanidad, CONTAMINACIÓN AMBIENTAL, POBREZA, HAMBRUNA, CORRUPCIÓN A TODO NIVEL, GUERRAS, y dejemos el tema de gustos y preferencias de lado, solo recordemos el dicho: "entre gustos y colores, no discuten los doctores".
La fiesta taurina es algo bello que a unos gusta y a otros no, pero debería quedar ahí, y con esto no trato de convencer a nadie, solo pido respeto y tolerancia para las diferentes opiniones, ya que sería tan aburrido que todos quisieramos y buscaramos lo mismo, sería una vida monótona y sin emociones.

Estoy de acuerdo con las palabras de "taurino ecologista" y Esteban Ortiz ya que reflejan que sus conocimientos y sabiduría en los dos temas les permiten opinar con educación y respeto.

Los "ecologistas" deberían dejar de ser SIMPLES PROTESTANTES para convertirse en activistas de verdad, deben solucionar problemas, no ser parte de ellos, deben dejar la actividad de reclamar para practicar la actividad de ACTUAR, con esto me refiero a que deben dejar de decir NO a TODO, no a la tala, no a la invasión de tierras (áreas naturales), sino dar soluciones como: si cortas un árbol, siembras 2 (hacer cumplir y verificar); para evitar la invasión de áreas naturales, asignar espacios en los que los nativos puedan asentarse con un correcto ordenamiento territorial; dar solución y tomar acción en el tratamiento de residuos sólidos y líquidos (tratamiento de aguas, tratamiento de desechos peligrosos industriales, reciclaje, educación y participación ciudadana), tantas cosas que quedan en reclamos, y por no tener soluciones y participación activa, se archivan y se olvidan.

Olé!

Jonathan Melo dijo...

Alguién sabe sobre lógica? taurino ecologista es una falacia, y entra dentro de lo que se denomina la paradoja de Russell, la del contenido (toros) que siendo parte de un conjunto (ecosistema) manifiesta una contradicción en sus interiores, un taurino ecologista es imposible, pues el especismo es contradictorio con la compresión de un sistema equitativo donde todas las especies son resultado de un proceso de desarrolla llamado evolución, y ha esta relación se le denomina pensamiento ecológico.
Alguién sabe sobre ecología?
Otra contracción es aquella de mezclar la religión con las ciencias naturalez, la iglesia ya acepto que el génesis es un mito, actualicesen un poco, Dios no puso a los animales ni a las plantas para que lucremos de ellos, y la bilbia en si mismo tiene contracción, revisen ese mandamiento que dice NO MATARÁS y no hace especión entre humanos y animales.
Por otro lado, quienes somos vegetarianos, animalistas, ecologistas y tenemos un poco de inteligencia, sabemos que las plantas si sienten, y por eso comemos los alimentos sin faltar el respeto a la naturaleza, no comemos en multinacionales alimentacias ni insultamos a nuestra vida con la carne. Bueno, las plantas sienten es verdad, pero no sienten como los animales, ellos al tener un sistema nervioso central sienten dolor, cosa que olvidan los taurinos, y este dolor es un mecanismo de defensa que les sirve para mantenerse y mantener a la especie.
Los ecologistas somos ecologistas, no somos proteccionistas y ambientalistas, nos distanciamos de estas dos visiones por la paternalidad con la que afrontan el problema del bienestar animal y por la idea de que el ser humano (no hombre, porque se excluyen a las mujeres) es el dueño absoluto de la tierra.
Los ecologistas, reciclamos y estamos preocupados por la emisión de basura poco degradable por parte de la humanidad, del consumo de combustibles fósibles y recientemente los biocombustibles, además tenemos una visión de bienestar humano unida a nuestras ideas, pues el ser humano es parte del conjunto animal.
A lo que ataco yo en las corridas de toros es al pensamiento excluyente hacia un animal, lo que Peter Singer denomino especismo, por su puesto este especismo es resultado de una relación económica explotadora para todos humanos y animales, impulsada desde una ideología de esclavos, El Cristianimo, según palabras de Niesztche.
Estoy en contra de la muerte y a favor de la vida por eso me opongo a lo que ustedes representan más no a Ustedes, porque creo que pueden ser diferentes, tan solo si lo quisieran.
Sobre política, soy activista en una fundación protectora de animales, y he presentado algunas propuestas a la asamblea constituyente.
Se despide
Un vegetariano, amante a la vida

TAURINO ECOLOGISTA dijo...

Para ahondar en el tema de definición de palabras, para que no queden cabos sueltos y nos entendamos técnicamente. ECOLOGÍA.- "ciencia q estudia las relaciones existentes entre los seres vivientes y el MEDIO AMBIENTE en el que viven. Parte de la sociología que estudia la relación entre los grupos humanos y su ambiente, tanto físico como social" como vemos en la definición se habla de la RELACIÓN entre el hombre y la naturaleza, no dictamina un juicio de defensa o ataque, es simplemente RELACION.
ECOLOGISTA.- "Perteneciente o relativo a la ecología"
Entonces podemos concluir que los seis mil millones de habitantes sobre la tierra somos ecologistas.
El seudosignificado que le han dado las personas que necesitan popularizarse con temas intrascendentes como la de prohibir espectáculos artísticos, imponiendo falacias y defendiendose con mentiras, ha llevado al punto de llevar lo subjetivo al límite de lo irracional. Supongamos un león hambriento que mata a un bufalo, o un oso pardo norteamericano que mata a las crias de otro oso pardo, o a la araña que mata a su acompañante sexual inmediatamente después del coito deberían ser llevados a juicio por asesinato. Sería un completo absurdo, a los animales no se les puede dar derechos simplemente porque no son sujetos de derecho. Otro ejemplo una población de pumas en Africa se redujo al límite por un virus, la población de gacelas aumento a tal punto q hubo sobrepastoreo (falta de pasto) por ende hubo hambruna de gacelas y murieron bastas cantidades. Si no hay cazador no hay presa. Así se mantiene un equilibrio de sobrevivencia de especies.
Otro caso infame es gastar 100 dólares en comida para perros, 100 en la peluquería del perro y 100 en juguetes para el perro, cuando ese dinero pudiera ser empleado para becar a un niño o curar a enfermos pobres o simplemente para raciones de alimento humano, en la vida hay prioridades, y la prioridad del ser humano es el mismo ser humano, por Dios dejemos de lado la cero tolerancia y preocúpense como lo dije antes de temas mas importantes.
Nosotros vemos al toreo como algo sublime, un arte de vida o muerte, la cual esta ahi tanto para el torero como para el toro, es un rito que quiere llevar la realidad de la vida a sueños, a sentimientos, a valores.
Para terminar qusiera exponer en resumen un artículo de un veterinario de la Universidad complutense en España: Se hizo un estudio a alrededor de 3000 toros bravos, y se concluyó que el animal no tiene dolor durante la lidia, por qué??? el toro por evolución está muy desarrollado endocrinologicamente hablando, durante la lidia secreta grandes cantidades de betaendorfinas (hormonas de la felicidad en el hombre) que inhiben los receptores del dolor. Eso es en términos generales, si desean recibir el artículo completo dejen sus mails en este blogg para enviarlo con todo gusto.
Así que se puede ser ecologista y a la vez taurino, hay q informarse primero antes de criticar.
En mi caso, reciclo, trato de generar la menor cantidad de basura, uso transporte público y me encanta sembrar arboles y plantas, respeto la vida y SOY UN GRAN AFICIONADO A LOS TOROS, sin que interfiera en mis convicciones con respecto al respeto a la tierra.
Y como se dijo en Francia en mayo del 68 "PROHIBIDO PROHIBIR", la democracia debe hacerse respetar y debe ser respetada, y Ecuador es un país libre y democrático aunq no parezca.
Si habemos aficionados, respeten, como nosotros respetamos a los no aficionados aunq hayamos sido sujetos de agresión. Si no les gustan los toros simplemente no vayan a la plaza, nadie les obliga, pero dejenos nuestro derecho de disfrutar de ella.

Jonathan Melo dijo...

Señor taurino ecologista, quienes SABEMOS SOBRE ECOLOGÍA, entendemos muy bien la relación y la cadena vital, la entropía, y en fin todas las relaciones naturalez entre las especies que convivimos en este planeta, y tal como usted lo resalta la ecología es una ciencial, y no todas las personas saben sobre ecología, acaso no usamos las matemáticas diariamente y pocos son los matemáticos?
Revise mil veces sus silogismo, no caiga en conlusiones erradas y deje el anonimano, pues si es tan valiente para defender sus ideas ponga su nombre.
Además aquel textillo sobre el dolor de los animales, es un absurdo muy bien refutado, en internet y en un comentario más arriba he dejado el link sobre el documento que refuta a ese texto pseucientífico.
Por otra parte, los derechos nos son innatos a todos los seres vivos, así que los animales deben tener derechos.
Y por cierto la libertad, la verdadera libertad radica en los pensamientos en la práctica nadie hace lo que le da la gana como ustedes pretenden hacer con los animales.
Cuaternario como usted es, falaz de pensamiento y agresivo en su comportamiento, le ruego que se arme de buenas ideas, y si tiene libertad también tenga responsabilidad, ponga su nombre.
El mio es Jonathan Melo

Jonathan Melo dijo...

Señor taurino ecologista, quienes SABEMOS SOBRE ECOLOGÍA, entendemos muy bien la relación y la cadena vital, la entropía, y en fin todas las relaciones naturalez entre las especies que convivimos en este planeta, y tal como usted lo resalta la ecología es una ciencial, y no todas las personas saben sobre ecología, acaso no usamos las matemáticas diariamente y pocos son los matemáticos?
Revise mil veces sus silogismo, no caiga en conlusiones erradas y deje el anonimano, pues si es tan valiente para defender sus ideas ponga su nombre.
Además aquel textillo sobre el dolor de los animales, es un absurdo muy bien refutado, en internet y en un comentario más arriba he dejado el link sobre el documento que refuta a ese texto pseucientífico.
Por otra parte, los derechos nos son innatos a todos los seres vivos, así que los animales deben tener derechos.
Y por cierto la libertad, la verdadera libertad radica en los pensamientos en la práctica nadie hace lo que le da la gana como ustedes pretenden hacer con los animales.
Cuaternario como usted es, falaz de pensamiento y agresivo en su comportamiento, le ruego que se arme de buenas ideas, y si tiene libertad también tenga responsabilidad, ponga su nombre.
El mio es Jonathan Melo

Yawar Mallku dijo...

En estos tiempos de medios mediocres y miedos mediáticos, la comprensión del ritual y del significado del mismo para la construcción de la propia identidad es cada vez más endeble.

El desastre ecológico que avanza inexorable, es más bien el de la imcompresión y la ignorancia de a cual carro corresponde verdaderamente subirse.

En lo que hace al tema que aquí se trata, quiero hacer solo un comentario: me revuelve el estomago el que seres carnívoros, mujeres y hombres abortivos e individuos que no se preocupan por el bienestar de quien tienen al lado, se escondan y oculten en el tonto cuestionamiento de las fiestas taurinas.

Esto solo sucede, lamentablemente, por la redundante ignorancia de si mismos. Lo que es mayor pena que cualquier muerte digna, como la del toro o el torero en el ruedo.

Anónimo dijo...

http://eldesprecio.wordpress.com/2010/07/09/la-muerte-como-palabreria/